Melide, Cerne de Galicia

20 consejos para recoger setas en el bosque

Tips para una perfecta excursión micológica.

IH1A1320

 

Otoño es la época ideal para salir al bosque a recoger setas para el consumo. El clima templado despues de los calores veraniegos y antes de las heladas y el frío invernal, es el ideal para su crecimiento. Pero antes de preparar nuestra excursión deberemos tener siempre en cuenta una serie de buenas prácticas:

 

  • Llevar siempre una cesta en la que depositar los ejemplares.

  • Emplear navaja.

  • No rastillar el suelo. Este acto daña el micelio.

  • Respetar la propiedad privada.

  • Tener en cuenta la normativa del lugar de recogida. En Galicia no está permitido sobrepasar los 2 kg. por persona y día.

  • Al llegar a casa, repasar ejemplar por ejemplar. Toda precaución es poca.

  • Lo más importante, tener seguridad plena de que las setas recolectadas son comestibles.

  • Non debemos olvidar que todas las setas son comestibles, pero algunas una sola vez.

  • Importante es repasar algunos de los tópicos que existen con respecto a las setas.

  • Se dice que debemos añadir un objeto de plata al cocinarlo. Si ennegrece, la seta es velenosa. FALSO

  • También se dice que si la seta es velenosa el ajo ennegrece. FALSO

  • Todas las setas que tienen anillo son tóxicas o mortales. FALSO

  • Las setas sin anillo son venenosas. FALSO

  • Todas las setas con anillo y volva son venenosas. FALSO

  • Todas las setas con colores vistosos son mortales. FALSO

  • Las setas de color blanco no pueden ser malas. FALSO

  • Todas las setas que cambian de color al cortalas son tóxicas. FALSO

  • Todas las setas que hueles a harina son buenas. FALSO

  • Las setas comidas por animales (babosas, ardillas....) son comestibles. FALSO

  • Las setas que nacen sobre la madera de los árbores, son tóxicas. FALSO

 

Ahora solo falta calzarse las botas y disfrutar de un paseo por la naturaleza y del sabor de estos auténticos manjares. ¿Te animas?

 

 

 

 

GFacebookTwitterYoutube

Almendrado

Postre típico de la repostería tradicional melidense.